Bodega

 

Historia

Nuestra fundadora: Elvira Calle de Antequeda

Vintage-winery-viewElvira Calle fue seguramente la mendocina de mayor trayectoria de nuestro tiempo. Inteligente, sencilla y profundamente comprometida con los temas sociales, se ganó el afecto y la admiración de todos los mendocinos. Detrás de su figura ligera y elegante, surgía una mujer con temperamento y fortaleza, que supo asumir con éxito la dura misión de conducir en momentos difíciles el Diario Los Andes, creado por su familia hace 122 años.

Además de ejercer la presidencia del directorio del diario, Elvira fue accionista de un canal de televisión, tuvo una empresa constructora y participó activamente en la vida de diversas instituciones de bien público.

Durante años ejerció su profesión de Escribana. Se enorgullecía de haber hecho las escrituras de «muchas familias humildes que llegaban así a su vivienda propia». Luego abrazó su otro gran amor, la Sociología, llegando a presidir la Academia de Ciencias Sociales de Mendoza.

El sueño de crear la bodega

A pesar de una vida tan prolífica, Elvira Calle decidió a principios del año dos mil acompañar un pequeño grupo a reconstruir una bodega que se encontró en ruinas. El contexto económico inestable, como el de aquel momento, no la hizo vacilar en su determinación de emprender este nuevo desafío.

Elvira explicaba así el porqué de esta iniciativa: «Luego de la muerte de mi padre siendo muy niña, mi madre se volvió a casar con un hombre excepcional que fue mi segundo padre. Él tenía viñedos y yo disfrutaba mucho en las vacaciones de pagar las fichas de los cosechadores. Desde entonces amo la vitivinicultura, porque es el trabajo por excelencia de mi pueblo. A pesar de que la vida me ha llenado de satisfacciones en todo lo que he emprendido, fui acuñando en mi corazón, con el pasar del tiempo, el sueño de crear una bodega».

"Cuando parecía que todo se derrumbaba en mi país», decía Elvira, «sentí que el momento había llegado, ya no era una opción, era un deber moral». «Creo en el destino de grandeza de mi patria y sé que ese destino se forja creando miles de pequeñas y medianas empresas que den trabajo a la gente".

El primer paso

El primer paso fue decidir si construíamos una bodega nueva o comprábamos una existente, «yo me incliné», decía Elvira, «por esto último, como una forma de rescatar la historia de la vitivinicultura mendocina de raíces propias, en un momento en el que la mayoría de nuestras grandes bodegas son de capitales extranjeros».

«A poco de buscar encontramos lo que queríamos, una bodega pequeña y centenaria, ubicada junto a un señorial chalet colonial, si bien los edificios necesitaban mejoras, el conjunto nos encantó desde el principio, sobre todo porque la bodega tenía vasijas pequeñas y desniveles que nos permitirían instaurar el sistema de elaboración por gravedad que nuestro equipo quería». «Para mí la casa también fue importante, representaba la posibilidad de realizar eventos culturales con fines benéficos, verdaderamente fue un amor a primera vista», continuaba diciendo Elvira.

El presente

La Sra. Elvira Calle falleció en el principio 2007. Los socios originales que ayudaron a construir la bodega y convertirla en realidad, todavía son parte día a día del proyecto y es un honor llevar a cabo la bodega en su tradición.

 
Wine-making-room

Viñedos

Mendoza es la principal zona vitivinícola del país, ya que elabora más del 60% de la producción de vino. Esto se debe a la combinación justa entre clima y suelo, fundamentales para el desarrollo de uvas de calidad, que permiten la elaboración de una gran variedad de vinos.

La bodega cuenta con acuerdos de provisión de pequeños productores de la Primera Zona Vitivinícola de la provincia de Mendoza (Luján de Cuyo  y del Valle de Uco).

Los terruños son elegidos cuidadosamente por el equipo encargado y el socio gerente para armonizar la producción con el diseño de sus vinos.

Se trata en todos los casos de pequeños y añosos viñedos de uvas nobles que producen muy pequeñas cantidades de fruta por hectárea.

Los viñedos se eligen cuidadosamente y luego son visitados por su ingeniero agrónomo para entender en todo lo conducente a las tareas culturales, a fin de lograr la máxima calidad de las uvas. Se tiene la convicción que si se sigue de cerca el trabajo de todos los productores, se logrará el resultado que se espera en cada uno de los vinos.

Sólo con uvas de calidad se pueden lograr vinos de excelencia, y de allí la gran preocupación por el cuidado de la vid.

 

Elaboración por gravedad

La bodega elabora sus productos por medio de un exclusivo sistema de gravedad. El alero de vendimia y la playa de maniobra de camiones se encuentran elevadas 1,5 m por encima de la bodega, este desnivel resulta suficiente para permitir que los granos de uva se trasladen intactos, sin bombeo, desde el área de vendimia hasta las vasijas de vino.

Las uvas ingresan a la bodega en bandejas de 18 kg, que se vierten a una cinta de selección en la que los racimos de despojan manualmente de hojas e impurezas.

Posteriormente los racimos ingresan en la despalilladora, donde se separan los granos del escobajo; los granos caen a un pequeño lagar móvil de doscientos litros que se encuentra a nivel de la bodega y que se desplaza manualmente hasta un elevador mecánico para luego ser izado hasta la losa de las piletas.

Una vez elevado se moviliza, también en forma manual, hasta la vasija correspondiente, se abre la válvula inferior y los granos caen al interior de la misma intactos, tal como fueron cosechados.

Tecnología

La bodega cuenta con un sistema de frío y calor para controlar la temperatura de fermentación y almacenamiento de los vinos.

Las vasijas son en su mayoría de hormigón armado, de muy pequeños volúmenes y con accesorios totalmente de acero inoxidable. Cuenta con piletas de 10 hl en adelante. La mayoría son de 100 hl, lo que permite un proceso de vinificación bajo estricto control de calidad.

Las maquinarias: cinta de selección, lagares móviles, despalilladora, bombas, canastos de prensado y accesorios de acero inoxidable de última generación.

Además, cuenta con un completo y equipado laboratorio para análisis.

La Cava

Desde el chalet se accede a la cava y desde ella directamente a la bodega. La cava fue una creación posterior al origen de la bodega. En un principio el subsuelo estaba destinado a cuatro piletas de cuarenta mil litros. Ahora se ubican allí seis salas capaces de albergar 180 barricas de 225 litros cada una.

Además, se almacenan botellas para estabilizarlas antes de su salida al mercado. La cava tiene una temperatura constante de 14° C y una humedad controlada.

 

Vintage-winery-view
 
Wine-making-room

Ubicación

La bodega está ubicada en el departamento de Luján de Cuyo, la zona vitivinícola más importante de la Argentina; en el distrito de Mayor Drummond, un barrio de tradicionales bodegas, donde contamos con ilustres vecinos como Luigi Bosca, Lagarde, Carmine Granata, Ángel M. Espiño, Familia Baldini y Carmelo Patti.

▪ Abrir mapa de ubicación
▪ Cómo llegar desde la Ciudad de Mendoza

 

Luján de Cuyo

El departamento se encuentra ubicado en zona Centro-Norte de Mendoza, a 19 km de la Capital de la provincia. Limita al norte con Godoy Cruz, Las Heras y Maipú; al sur con Tupungato; al este con Junín y Rivadavia; y al oeste con la Cordillera de los Andes y el paso a Chile.

El clima sigue las características generales de la provincia: semidesértico, temperatura media anual de 16° C, máxima de 38° C y mínima de -5° C.

Luján de Cuyo es una ciudad moderna, progresista y en constante expansión. Por sus pintorescos paisajes y por sus características culturales, es una verdadera tierra de contrastes que invita al turismo todo el año.

Su economía se basa principalmente en la vitivinicultura, agricultura, minería, hidrocarburos, industria metalmecánica y el turismo.